Un Viaje Gastronómico alrededor de Barcelona; Santa Pau

Descubre un lugar escondido de Catalunya

Catalunya está llena de cultura y comida con una variedad de paisajes. Desde Barcelona es fácil llegar a cada lugar escondido y visitarlos ya que está en el medio, al lado de la costa.

En este artículo especial, os introduciremos a una comarca del norte; hablaremos de un pequeño pueblo, Santa Pau, y su producto tradicional llamado “fesols”.

Primero de todo, ¿por qué este artículo es tan especial? Bueno, es especial porque Santa Pau es el pueblo de Sandra, nuestra colaboradora. Por lo tanto, en este artículo, ella nos hablará de ello en primera persona con el amor que ella tiene por su pueblo y comida.

Santa Pau, una joya entre volcanes

Santa Pau es un pequeño pueblo en La Garrotxa, una región situada sólo a una hora y media de Barcelona. Está rodeado de volcanes, montañas, campos y de un precioso bosque.

Este pueblo medieval es muy bonito por sí mismo, destacando la plaza mayor; con arcos y arcadas desiguales que desprenden mucha personalidad, al lado del castillo. La iglesia de Santa Maria también está situada en esta plaza.

Para mí, la mejor parte de mi pueblo es la que contiene calles pequeñas que empiezan desde la plaza mayor. Tienen mucho encanto y acaban con una arcada desde la cual puedes apreciar el mar entre las montañas.

Caminando alrededor de estas calles durante el día o la noche cambia el sentimiento que transmiten. Aunque me encanta de las dos maneras, mi favorita es durante la noche; por la luz naranja y porque nadie está fuera, por lo tanto, tienes todo el pueblo para ti.

Fesols, el producto tradicional de Santa Pau

A parte de su encanto, Santa Pau tiene un producto tradicional muy conocido alrededor de Barcelona. “Fesols” son como pequeñas, redondas y blancas alubias, con un sabor suave y con características especiales gracias a su cultivo.

Como el pueblo está cerca de volcanes, estas alubias están cultivadas en tierra volcánica. Sus cualidades son adquiridas ya que la tierra es ligera, porosa y ayuda a retener el agua de la lluvia.

Desde 2015, las alubias tienen denominación de origen protegida (D.O.P.) por la Comisión Europea. Los primeros “fesols” de la temporada se recogen al final de agosto, primeros de septiembre. Nunca se venden a granel, por lo tanto, siempre se venden empaquetado.

Feria de Sant Antoni

Cada enero, el domingo después del día 17, esta feria llega en el medio del pueblo. En la plaza mayor de Santa Pau, muchos restaurantes de la comarca preparan sus puestos y preparan su propia receta de “fesols”. Luego, los visitantes de la feria prueban esas recetas.

Realmente me gusta mucho esta feria; con ella salen y se reúnen familias y amigos de Santa Pau y La Garrotxa. Además, la organización otorga el “fesol de oro” a un habitante del pueblo que ha ayudado o participado más en eventos de Santa Pau.

Mi receta favorita es la de mi abuela

Mis abuelos, Pere y Aurora, que también viven en Santa Pau, tienen un huerto y cultivan sus propios “fesols”. Por eso, los comemos regularmente con distintas recetas.

Estas alubias se suelen comer con aceite y butifarra, pero también se pueden comer con tocino, con mejillones, con bacalao, con ajo, con verduras, con marisco, con setas entre otros.

Mi receta favorita es la de “fesols” con almejas, mejillones y calamares. Es un plato muy típico que puedes encontrarte un domingo cualquiera en casa de mis abuelos. También, siempre es una gran oportunidad para compartir una comida todos juntos y escuchar historias sobre su infancia.

Disfruta de la naturaleza alrededor de Santa Pau

Aprovechando el medio ambiento, hay muchísimas cosas que visitar cerca de Santa Pau.

Hay dos volcanes principales, Santa Margarida y El Croscat. Los dos son muy bonitos, pero El Croscat me encanta ya que puedes ver la parte interior del volcán y caminar alrededor de la bonita zona. También es más fácil de llegar.

“La Fageda d’en Jordà” es el bosque especial al lado de Santa Pau, ya que normalmente los hayedos (fageda) no crecen a un nivel tan bajo. Es perfecto para caminar alrededor o tomar un carruaje para visitarlo. Es un sitio muy adecuado y bonito para ir con niños y niñas.

El agua también toma una gran importancia en Santa Pau, es muy fácil caminar desde el pueblo y llegar a las cascadas como la que os enseño justo abajo. ¡Bañarte y disfrutar de estas vistas es una de mis cosas preferidas para hacer en verano!

Así que ya sabéis, si estáis cerca de la comarca, no os olvidéis de probar los “fesols” y visitar Santa Pau, este pequeño pueblo lleno de encanto y naturaleza.

Enseñaros la cultura gastronómica local es fundamental en nuestro tour; el conocimiento como locales es lo que nos lo permite. Aquí tenéis toda la información sobre ello: http://foodloverscompany.com.

 

Fotos de: Jacint Garrigolas Coll

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 − dos =